CONFIRMADA: “El Viejo Rock”. de Pablo Sánchez Blasco en “Refugiados en el cine” (Madrid, 23.06)

Gente con cara de miedo. Apenas una maleta. A veces ni una palabra del idioma del país de acogida. Y siempre terror. Terror a lo desconocido. Y siempre esperanza. Esperanza de encontrar una vida mejor.

Las migraciones no son cosa de hoy. Aunque en los últimos tiempos millones de personas estén huyendo de sus países por conflictos como la guerra de Sudán del Sur, la guerra de Siria, la crisis de Venezuela, la violencia de las pandillas en Centroamérica, entre otras muchas situaciones de inestabilidad, violencia y horror, las migraciones han existido siempre, son algo inherente al ser humano que, durante toda su historia, se ha desplazado en masa huyendo de guerras, de desastres naturales, buscando alimentos…

A lo largo del siglo XX, en determinadas zonas de España fuimos grandes emigrantes. Era normal que los varones de familias pobres asturianas se subieran a un barco para hacer las Américas. Algunos se iban sin saber escribir, sin haber salido nunca de sus pueblos, siendo apenas unos adolescentes. Se embarcaban conscientes de que les esperaban peligros, pero pensando que allí, en la tierra de las oportunidades, podrían encontrar una vida mejor para ellos, una vida mejor para sus familias.

Uno de los jóvenes que se marchó fue Braulio García. Vivió en Estados Unidos la mayor parte de su vida y, según cuenta, hizo fortuna… y mucho más. En 1976, siendo ya un anciano, volvió a Pravia y se instaló en un pequeño hotel. Pronto las historias que narraba a sus amigos se hicieron populares, tanto, que llegaron a la prensa regional y nacional. Porque Braulio estaba esperando una visita, la de su hijo. Una visita que levantó muchas expectativas en la vecindad. Porque el hijo de Braulio era un artista de Hollywood… Y no uno cualquiera: el hijo de Braulio era el mismísimo Rock Hudson.

Pablo Sánchez Blasco profundiza en esta anécdota, en esta leyenda urbana, para tejer una serie de historias alrededor de la figura de Braulio y su familia, alrededor de sus amigos, de la gente de Pravia, historias que crecen y se hilvanan con otras para convertirse en un homenaje en forma de western a la memoria asturiana. Un documental que habla del despoblamiento rural, de la guerra civil, de la memoria colectiva y, sobre todo, de la emigración del pueblo asturiano a Estados Unidos. Un éxodo que marcó a varias generaciones y que debe seguir formando parte de nuestra memoria para que comprendamos a esas personas que hoy ponen en riesgo sus vidas para encontrar en Europa una vida mejor para ellos, una vida mejor para sus familias.

Por todo esto, El viejo rock abre nuestro “XV Ciclo de Refugiados en el Cine”. La proyección será el día 23 de junio a las 18.00h en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, gratis hasta completar aforo, y con un coloquio posterior con su director, Pablo Sánchez Blasco, y su productor, Pedro del Río Rodríguez. ¡Os esperamos!

 

FICHA TÉCNICA

Año: 2013

Director: Pablo Sánchez Blasco

Guion: Pablo Sánchez Blasco

Duración: 85 min.

País: España

Música: Javier Vielba

Fotografía: Álvaro Sanz Pascual

Género: Documental

Anuncios

~ por refugiadosenelcine en junio 16, 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: