Fallece Theo Angelopoulos, cineasta que retrató la historia del s.XX en Europa

Hace pocos días fallecía en Atenas el cineasta griego Theodoros Angelopoulos, a la edad de 76 años, después de cuarenta trabajando en el oficio de contar historias a través del cine.

Queremos recordar en Refugiados en el Cine a un guionista y director de cine que en varias ocasiones posó su mirada sobre las personas refugiadas al contarnos su visión de la historia reciente, y ensangrentada, de Europa.

Palma de Oro en Cannes en 1998 por su película “La eternidad y un día”, Angelopoulos trabajaba de periodista, como crítico de cine, en el periódico Demokratiki Allaghi  en los años 60. En 1967 se produjo el golpe militar en Grecia, su periódico fue clausurado y fue entonces cuando Angelopoulos se pasó al cine.

Desde entonces y hasta su marcha se dedicó a hacer películas. Su cine tiene un sello muy personal, caracterizado por un ritmo parsimonioso de narración, de largas secuencias. Sus obras son densas y complejas, contemplativas, cosechando muchos apasionados, y también algunos detractores, de su estilo.

En una ocasión, el cineasta griego afirmaba: “La manera de expresión no la elige uno, sino que es ella la que te elige y a mí me eligió el ‘plano-secuencia’”.

En el pasado mes de septiembre, en Barcelona, recibía el Premio Terenci Moix a la Trayectoria Cinematográfica, que reconocía su “poderoso lenguaje visual” y su capacidad para hermanar poesía y cine.

Cuando recogía el citado galardón, Angelopoulos se declaraba preocupado por la deriva en la que nos encontramos. “Ahora más que nunca, necesitamos cine. Puede que sea la última forma de resistencia ante el deterioro del mundo. Al tratar de fronteras, límites, la mezcla de idiomas y culturas de hoy, intento buscar un nuevo humanismo, una nueva vía”, señalaba entonces.

El trabajo cinematográfico de Angelopoulos se ha caracterizado por su tinte social y político. Recorrió la historia de Europa y de Grecia a lo largo de todo el s.XX, mostró una continua preocupación por el cine y mezcló estos ingredientes con otros más intimistas como la búsqueda del amor y de la inocencia perdida de la primera mirada.   

Y al recorrer la historia de Europa se encontró con el refugio, con el éxodo vinculado a la persecución política; con los millones de desplazados, siempre en tránsito, víctimas de guerras, que protagonizaron el siglo en el viejo continente.

En su larga carrera como cineasta, desde Refugiados en el Cine, subrayamos hoy aquellas películas en las que abordó de forma más explícita el refugio y las migraciones:

-“El paso sostenido de la cigüeña”

Nombre original: To Meteoro Vima tou Pelargou.

Año: 1991.

Duración: 143 min.

País: Grecia, Francia, Italia, Suiza.

Director: Theo Angelopoulos.

Intérpretes: Marcello Mastroianni, Jeanne Moreau, Gregory Karr, Dora Chrysikou, Ilias Logothetis.

Sinopsis: Aléxandros (Gregory Karr), un joven periodista, viaja a una ciudad situada en el norte de Grecia, en la frontera con Albania, para realizar una serie de reportajes sobre los refugiados que se encuentran en este lugar conocido como la “sala de espera”.

En este lugar se concentran refugiados turcos, kurdos, albaneses, polacos, rumanos o iraníes, esperando un permiso que les permita vivir con tranquilidad en un lugar seguro. Aléxandros cree reconocer entonces a un político griego, encarnado por Marcello Mastroianni, que diez años antes desapareció repentina y misteriosamente de la vida pública.

“La mirada de Ulises” 

Nombre original: To Vlemma tou Odyssea.

Año: 1995.

Duración: 176 min.

País: Grecia, Francia, Italia.

Director: Theo Angelopoulos.

Intérpretes: Harvey Keitel, Maïa Morgenstern, Erland Josephson, Thanassis Vengos, Yorgos Michalakopoulos, Dora Volanki.

Sinopsis: Un cineasta griego, que vive exiliado en Estados Unidos, regresa a su ciudad natal para asistir a la proyección de una de sus películas políticamente más conflictivas.

Desde allí comenzará un apasionante viaje a través de los Balcanes, en el que recorrerá Grecia, Albania, Macedonia, Bulgaria, la frontera del río Danubio entre Serbia y Rumanía, la que separa el río Drina entre Serbia y Bosnia…y por fin, Sarajevo, capital bosnia. “Nuestro siglo comienza y acaba en Sarajevo”, afirma Angelopoulos.

Es la historia de un viaje a través de la destrucción de la guerra, del enfrentamiento entre iguales que son diferentes; a través de la historia del s.XX, entremezclada con el periplo personal del cineasta y sus búsquedas más íntimas. Todos los ingredientes de su cine, transitando por paisajes desolados, ciudades desiertas, escombros y estallido de bombas.

“Eleni”  

Nombre original: Eleni.

Año: 2004.

Duración: 170 min.

País: Grecia, Francia, Italia.

Director: Theo Angelopoulos.

Intérpretes: Alexandra Aidini, Nikos Poursanidis, Giorgos Armenis, Vasilis Kolovos, Eva Kotamanidou, Toula Stathopoulou.

Sinopsis: Cuando el Ejército Rojo entra en Odessa, en 1919, algunos griegos regresan a su país como refugiados. Entre ellos se encuentran dos niños, Alexis y Eleni. Ella se ha quedado huérfana y es adoptada por la familia de su amigo Alexis. Los refugiados construyen una pequeña población cerca del río. El tiempo pasa, los niños crecen y se van enamorando. Pero tras la muerte de la madre de Alexis, su padre pretende tomar a Eleni como esposa.

Los jóvenes entonces escapan, abandonan el pueblo y se dirigen a Salónica, aunque terminan vagando sin rumbo fijo por Grecia a través de la desolación de los años 30, tratando de obtener algo de dinero gracias al talento de Alexis con el acordeón.

Con esta película Angelopoulos comenzó una trilogía en la que las migraciones eran tema central, mientras una historia de amor se desarrollaba sobre el telón de fondo de la historia griega.

“El polvo del tiempo”   

Nombre original: I skoni tou hronou.

Año: 2008.

Duración: 125 min.

País: Grecia, Italia, Alemania, Rusia.

Director: Theo Angelopoulos.

Intérpretes: Willem Dafoe, Bruno Ganz, Michel Piccoli, Irène Jacob, Christiane Paul, Reni Pittaki, Kostas Apostolides, Alexandros Milonas.

Sinopsis: Un cineasta de origen griego pero que vive en Estados Unidos está rodando una película sobre sus padres, Eleni y Spiros. Su historia de amor se ve condicionada una y otra vez por los acontecimientos históricos.

Durante la II Guerra Mundial, se tienen que separar pues Spiros debe emigrar a Estados Unidos. Al estallar la guerra civil en Grecia, Eleni emigra ala Unión Soviética por motivos políticos. Más tarde, el cineasta, hijo de Eleni y Spiros, tendrá que emigrar a Canadá para evitar ser enviado a la guerra de Vietnam. La caída del muro de Berlín volverá a marcar una nueva etapa en la vida de esta familia.

“El polvo del tiempo” es la segunda parte de la trilogía que se inició con “Eleni” y que finalmente no pudo ser terminada.

Theodoros Angelopoulos falleció el 24 de enero de 2012 en un accidente de tráfico, al ser atropellado por una motocicleta en una calle de Atenas. Parece ser que en ese momento buscaba localizaciones para la última película en la que estaba trabajando, que se hubiera llamado “El otro mar” y que se centraba en cómo la crisis capitalista está afectando a su país. Sus reflexiones lúcidas y pesimistas no se conformaban con haber recorrido todo el siglo pasado y se disponían a apuntar a un presente no muy halagüeño.

Otros deberán tomar el relevo.

Anuncios

~ por refugiadosenelcine en febrero 7, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: